• Luis Antonio de Villena (incluído en la antología Aldea poética III - Haiku)

    Luis Antonio de Villena (incluído en la antología Aldea poética III - Haiku


  • Luis Eduardo Aute (incluído en la antología Aldea poética II - Poesía en acción)

    Luis Eduardo Aute (incluído en la antología Aldea poética II - Poesía en acción)


  • Paula Izquierdo (Incluída en la antología Lavapiés- Literatura mestizaje)

    Paula Izquierdo (Incluída en la antología Lavapiés- Literatura mestizaje)


  • Alicia Huerta - Delirios de persecución

    Alicia Huerta - Delirios de persecución


  • Javier Gutiérrez - Lección de vuelo

    Javier Gutiérrez - Lección de vuelo


  • Joaquín Simón Martínez - 1957

    Joaquín Simón Martínez - 1957


  • Espido Freire (Incluída en Lo del amor es un cuento II)

    Espido Freire (Incluída en Lo del amor es un cuento II)


  • Agustín Fernández Mallo - Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus

    Agustín Fernández Mallo - Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del tractatus


Entrevista a:


Manuel Castellanos Plaza

Manuel Castellanos Plaza

Autor de El buen asesino

Manuel Castellanos Plaza (Murcia, 1967) es licenciado en Filosofía y Letras (Filosofía) por la Universidad de Murcia. Durante su etapa como estudiante ya enviaba artículos y poemas a la prensa, donde algunos fueron publicados en diarios regionales, y otros en rotativos de tirada nacional (a modo de Cartas al Director). Las Humanidades son su pasión.

¿Cuándo empezaste a escribir y por qué?

Sentí que necesitaba hablar conmigo mismo, razonar en el sentido

platónico.

Define tu experiencia de editar tu primer libro.

Es difícil de expresar. Ver mi nombre, apellidos, el título, la magnífica presentación, los datos biográficos y la sinopsis en la contraportada, y decirme: "esto lo van a leer otras personas; sí, no es un sueño; soy yo, el que ha estado hasta ahora leyendo a otros, quien va a ser leído...". La primera noche no cesaba de mirar la portada de mi primera novela.

¿Qué filósofo nos recomendarías?

A Platón y a Nietzsche. Al primero, por las enjundiosas relaciones que estableció entre la Filosofía y la Literatura. Y al segundo, porque es de los mejores poetas del siglo XIX que conozco.

¿Qué te inspiró para crear El buen asesino?

Un modo alternativo de hacer psicoterapia para neutralizar las obsesiones que padezco desde que era adolescente. En mi caso, y en sentido figurado, he de "matar" mis obsesiones para gozar de salud y paz mental. De esta necesidad surgió El buen asesino, secuestrado, asediado, obsesionado, en la novela. Acabar con ellos le convierte en buen psiquiatra de sí mismo.

¿Tiene algo de biográfico el protagonista, “Hans Bioequia”?

Sí.

Tu libro es una especie de “Mito de la caverna” del siglo XXI, ¿crees que algún día “los filósofos serán los gobernantes”?

Mi diagnóstico es pesimista al respecto si tenemos en cuenta hasta qué punto se la ha devaluado la Filosofía; hasta qué punto se la ha confinado, como si hubiese sido condenada a descender, otra vez, a "la caverna".

Estás preparando un nuevo proyecto... danos una pista.

Mmm, veamos... "las amistades traicionan". Hans es un joven que ha de ver todavía cómo en su persona se sustancia ese aforismo. Sí, he comenzado a escribir otra novela que, aún continuando la vida de Hans Bioequia, podrá leerse como independiente de El buen asesino. Tendrá, por tanto, un título distinto.

¿Volverás a confiar en Edición Personal?

Sí, por supuesto. Os estoy muy agradecido por la oportunidad que dais a quienes, como yo, no queremos que estos escritos se queden en el baúl de los recuerdos.

¿Qué dirías a quienes practican la escritura y no se atreven a publicar?

Que si se deciden a hacerlo, tienen mucho que ganar; y nosotros, los lectores, también.

¿Qué tipo de literatura lees?

Sobre todo Filosofía. Ortega y Gasset ocupa ahora mi interés. Habla de literatura, de poesía, de teatro, de novela... También literatura negra y de intriga, biografías...

Un libro que nunca leerías...

Mi curiosidad me impide, al menos, no echar una ojeada a todos los que encuentre, pues no hay libro, por malo que sea, que no tenga algo que comunicar.

¿Y tu libro de cabecera?

La conjura de los necios, de John Kennedy Toole.