• Luis Antonio de Villena (incluído en la antología Aldea poética III - Haiku)

    Luis Antonio de Villena (incluído en la antología Aldea poética III - Haiku


  • Luis Eduardo Aute (incluído en la antología Aldea poética II - Poesía en acción)

    Luis Eduardo Aute (incluído en la antología Aldea poética II - Poesía en acción)


  • Paula Izquierdo (Incluída en la antología Lavapiés- Literatura mestizaje)

    Paula Izquierdo (Incluída en la antología Lavapiés- Literatura mestizaje)


  • Alicia Huerta - Delirios de persecución

    Alicia Huerta - Delirios de persecución


  • Javier Gutiérrez - Lección de vuelo

    Javier Gutiérrez - Lección de vuelo


  • Joaquín Simón Martínez - 1957

    Joaquín Simón Martínez - 1957


  • Espido Freire (Incluída en Lo del amor es un cuento II)

    Espido Freire (Incluída en Lo del amor es un cuento II)


  • Agustín Fernández Mallo - Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus

    Agustín Fernández Mallo - Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del tractatus


Entrevista a:


Pedro Pablo Serrano López

Pedro Pablo Serrano López

Autor de Un tipo llamado normal

Pedro Pablo Serrano López, aficionado desde siempre a la literatura en sus múltiples vertientes, ha publicado cuentos y ha escrito artículos en diversas revistas y periódicos. Un tipo llamado normal es su primera novela, en un intento serio de conformar un estilo y reflejar un cosmos literario único y original.

Empezando por lo más reciente, ¿qué ha supuesto en tu caso editar tu primer libro con edición personal?

Aunque suene a tópico, la publicación de una novela no sólo es motivo de satisfacción personal, también se ven compensados todos los esfuerzos que hay detrás de una novela, en una época en la que hay muy poco tiempo para escribir. Por supuesto, es un leitmotiv para seguir escribiendo.

¿Qué te resultó más atractivo?

Lo más atractivo es saber que tu proyecto está respaldado por un equipo que cuida el material que tiene entre manos. Hay cierta confianza que te permite relajarte y disfrutar.

¿Cómo te sentiste la primera vez que viste tu libro a la venta en una librería?

Me sentí bien, pero me sentí mejor cuando vi que lo compraban, la verdad.

¿Qué ventajas tiene, a tu juicio, publicar en un sello independiente?

Publicas la literatura que a ti te gustaría leer, y no la bisutería a la que estamos acostumbrados; independientemente de que el producto sea más o menos perfecto, el propósito que hay detrás de cada obra fuerza a ejercitar mecanismos de inteligencia que han sido domesticados. Hay que tomárselo en serio, porque la cosa va a más.

Has publicado cuentos y has escrito artículos para diversas revistas y periódicos, ¿cuándo te decidiste a dar el gran salto a la novela?

Bueno, en realidad ya había escrito alguna que otra novela antes; este objetivo siempre estuvo presente, porque la novela condensa cualquier género o forma literaria; al que le gusta escribir, esto es como un pasaporte a una tierra desconocida.

¿Cómo nació Un tipo llamado normal?

Nace de la convergencia de dos ideas completamente distintas, una de carácter reflexivo, y la otra configurada a partir de una trama al uso. Pero esto en sí mismo tiene poco alcance, supongo que nace porque un determinado momento histórico te pide una respuesta humana que no encuentras; así que la fabricas sin más.

¿Cuál dirías que es el mensaje que pretendes transmitir?

Bueno, simplemente pretendo entretener, y si además puedo aportar algo, o hacer que el lector, por un segundo, sienta como un resplandor luminoso durante la noche, pues tan contento.

¿Por qué se debería leer tu libro?

Porque está lleno de imperfecciones sanas; para mí se ha convertido en un lugar misterioso y reconfortante al que acudir de vez en cuando, sin pretensiones, porque esto obviamente es un proyecto sencillo.

Puestos a soñar, imagina que se convierte en un nuevo best seller, ¿cambiaría tu forma de ver el mundo y de escribir?

Para escribir un best-seller hay que tener una gran base de datos, y cortar y pegar; yo no sé escribir así. No digo que no sea difícil, desde luego es más difícil de escribir que de leer.

¿A partir de ahora, después de la publicación de Un tipo llamado normal, cuáles son tus proyectos literarios?

“El que creyere, no se apresure”, dice Isaías. Hay muchas obligaciones, compromisos varios... Y poco tiempo para escribir. Cada novela es un pequeño milagro que hay que disfrutar, o como dicen los futbolistas “vamos a disfrutar de este momento”.

Tu libro de cabecera...

Guerra y paz.

*